Buscar
  • Sofía Del Aguila

MEDITACIÓN Una herramienta transformadora para la familia, la escuela y el trabajo

Nos esforzamos mucho para mejorar las condiciones exteriores de nuestra existencia, pero, en resumidas cuentas, al que siempre le toca bregar con la experiencia del mundo es a nuestro espíritu, y lo traduce en forma de bienestar o de sufrimiento. Si transformamos nuestro modo de percibir las cosas, estamos transformando la calidad de nuestra vida. Y este cambio es el resultado de un entrenamiento del espíritu denominado “meditación”.

Mathieu Ricard


Silencio y contemplación. Acciones que parecen imposibles en medio de los innumerables estímulos a los que estamos acostumbrados a exponernos diariamente, a veces sin advertirlo.

Cómo volver la mirada hacia dentro, cómo observar con serenidad, gratitud y entrega, los diversos eventos del sendero que transitamos. Aquellos que con respeto anduvieron este mundo antes que nosotros, nos dejaron amablemente una dirección trazada: la posibilidad de hallar y centrarnos en la profundidad de lo simple -a pesar del estrépito y lo superfluo- gracias a la respiración. Y es al tomar consciencia de la respiración que todo toma un sentido.




La práctica de la meditación constituye una condición natural del ser humano, una facultad tan sencilla como el mismo respirar, pero que vamos olvidando al dejarnos atrapar por la rutina artificial de un sistema de vida que poco a poco nubla nuestras consciencias. Este sistema que incluso provoca que las expectativas de los padres hacia sus hijos se enfoquen en valorar más el logro de altas calificaciones en vez de atender su educación emocional y el desarrollo de habilidades básicas para la vida como la tolerancia ante la frustración, la capacidad para tomar decisiones o el disfrutar plenamente de lo que se hace en el momento presente.


Sin embargo, la posibilidad de acceder a este estado de presencia a través de la meditación está siempre disponible para cualquiera de nosotros. Caminar, cocinar, comer, tomar una ducha, pasear al perro, limpiar la casa o la oficina, diseñar o construir algo, o simplemente sentarse a observar el movimiento de las hojas de un árbol durante la pausa en el trabajo, pueden convertirse en actos meditativos.



Desde que un bebé alcanza a enfocar su atención en un elemento de su agrado la capacidad potencial para meditar está presente. La ternura con que la madre le brinda su pecho o la calma con que el padre le muestra e intercambia un gesto u objeto, pueden ser los primeros pasos en el entrenamiento de esta práctica. Es entonces tarea de los cuidadores de este nuevo ser, ampliar las condiciones favorables en sí mismos, en la familia que han creado y por ende, en el ambiente que habitará este futuro ciudadano del mundo para que este extraordinario potencial se desarrolle.


Los beneficios de la meditación en el logro del equilibrio físico y mental son ampliamente conocidos a través de numerosas investigaciones científicas. Estudios realizados en el campo clínico han demostrado los efectos positivos de la meditación en problemas como el estrés crónico, además de asegurar hechos como que los meditadores tienen mayor densidad neuronal, son más felices y menos propensos a sufrir depresión. Es por este motivo que fundaciones de personajes famosos financian programas de mindfulness en diversas partes del mundo y que exitosas empresas como Google brindan formación a sus empleados en torno a la meditación. Y son aún más sorprendentes los hallazgos en cuanto a sus efectos en el desarrollo cognitivo, emocional y social de los niños, constituyéndose también como una excelente alternativa para reducir el impacto negativo de cualquier fuente estresante del entorno.



En países como España, Bélgica, Inglaterra, Holanda, Australia, Estados Unidos y Canadá, la práctica de la meditación denominada también mindfulness o atención plena ha empezado a ser introducida en las escuelas desde hace unos pocos años. Programas y talleres escolares como el Programa Aulas Felices, Treva, Escuelas Conscientes, MindUP, Mindfulkids, Escuelas Despiertas, entre otros desarrollados en estos países, han demostrado tener efectos maravillosos en la mejora de las notas de asignaturas como matemáticas, así como en la conducta prosocial y el fortalecimiento del optimismo que previene y reduce síntomas asociados a la ansiedad y la depresión en niños y adolescentes. En estos centros educativos, principalmente españoles, se ha observado la disminución significativa del ausentismo y la conflictividad entre los niños, encontrándose casos en los que la proporción de alumnos que pasa el año escolar con todas las asignaturas aprobadas ha incrementado notablemente, mejorando su concentración, atención, autoestima, empatía y habilidades sociales. Tanto los docentes como los padres perciben a niños y adolescentes con una mayor capacidad para regular sus emociones y disminuir la agresividad, la ansiedad, el estrés y la fatiga, como también con mayores destrezas académicas adquiridas.



Todo esto es posible de ser alcanzado tan solo introduciendo en nuestra actividad una pausa, el silencio y la atención en la respiración por unos pocos minutos. Simplemente con recordarnos a nosotros mismos el privilegio de encontrarnos viviendo un momento hermoso y único, en que el pasado no existe y el futuro aún está por construirse.

Patricia Meléndez

Psicoterapeuta, consultora y acompañante de procesos de crianza y aprendizaje infantil.

11 vistas

Inicio

Productos

Contacto 

Estamos disponibles 24/7 para
atender tus necesidades. Chat Online, envíanos un email o llámanos al  (+57) 310 772 7432
Bogotá, Colombia.

Medios de pago

  • Facebook - Gris Círculo
  • Gris Icono Pinterest
  • Instagram - Gris Círculo