Buscar
  • patriciams786

Cuentos que nos acompañan y ayudan a crecer en la crianza

“Puede ser que hayas olvidado el camino,

pero aquellos que vinieron antes

no te olvidaron”

¿Qué voces abrigaron nuestras infancias? ¿con qué historias esas voces nos envolvieron? ¿qué de nosotros descubrieron mientras crecíamos? ¿qué continúan sembrando?

La voz que narra en cálida presencia posiblemente será uno de los recuerdos que más pasos iluminará en el camino de los pequeños que ahora acompañamos. Voz transformada en luz proveniente de historias que despiertan emociones, evocan visiones y muchas veces, acunan y calman. Historias que tejen vínculos para sostener y extender una hermosa red invisible e interminable entre quienes las comparten.

Tomar relatos nuevos por conocer o volver a las historias o cuentos que alguna vez nos acompañaron cuando niños, encontrándonos ahora en el papel de madre, padre o cuidador, pareciera ser parte de un plan maestro de la vida, de un viaje profundo e imprescindible de ser realizado, que fluctúa entre el presente y el pasado, para trazar rutas que pasaron desapercibidas.

Lo mágico en los cuentos que escuchamos y narramos es que se quedan en nosotros cual semillas que nunca dejan de aflorar desde el interior con nuevas percepciones; más aún aquellas historias que han permanecido en el tiempo a través de generaciones y fueron especialmente diseñadas para esta función: sembrar. Con contenidos diversos para percibir y diferentes formas de ser percibidos, estos cuentos son una fuente inagotable de sabiduría y depende de nuestro estado y actitud, el tiempo que nos tome, la manera cómo los transitemos y lo que descubramos de nosotros mismos a través de ellos.

Desde esa mirada, no cabría subestimar la función de las historias a simple entretenimiento o instrucción, utilizarlas para distraer o aleccionar y reducirlas a una moraleja convencional o mensaje banal.

Los cuentos no son solamente para los niños sino fundamentalmente para ellos, para esa consciencia libre de condicionamientos e intelectualidad que se transforma en tierra fértil, para ese “niño dormido” presente en cada adulto y que aguarda pacientemente ser despertado.

De esta manera, elegir una historia (o que esta nos elija) se torna entonces en una tarea singular que nos lleva a buscar conectar con una necesidad y una intención alejadas de expectativas u objetivos. Contar esta historia implicaría un estado de presencia esencial tanto para quien narra como para quien escucha. Estar dispuesto a embarcarse en una real experiencia de aprendizaje.


Cada historia o cuento nos abre la posibilidad maravillosa de mirarnos, de percibir más allá del intelecto, e incluso de curar heridas de nuestras infancias. Narrar y escuchar para sanar y romper los condicionamientos que nos encierran en este círculo vicioso del sinsentido, que nos lleva a abrazarnos, a estar presentes para acoger a otros, para cuidar de nosotros mismos y de las nuevas infancias que sostenemos: las infancias de nuestros hijos, de los tuyos, de los míos.

1 vista

Inicio

Productos

Contacto 

Estamos disponibles 24/7 para
atender tus necesidades. Chat Online, envíanos un email o llámanos al  (+57) 310 772 7432
Bogotá, Colombia.

Medios de pago

  • Facebook - Gris Círculo
  • Gris Icono Pinterest
  • Instagram - Gris Círculo